Circuitos heridos


workshop, talk & solo exhibition, 2018
instalación de sonido, cables, materiales variados, fanzine y emisor de radio
Red LiquenLab

La muestra recoge una serie de procesos pedagógicos y trabajos desarrollados por la artista junto a un grupo de personas en los que se desarrollaron textos e imaginarios en torno al espacio magallánico. Dichos textos fueron publicados en un fanzine y registrados en audio durante las jornadas de taller. Luego fueron emitidos durante una semana a través de radio FM, además de esncontrarse la fuente sonora en una instalación donde el cableado atravesaba y recorría todo el espacio haciendo pasar el sonido por diversos materiales, como agua, tierra, carbón, cobre, incluso los cuerpos humanos. 

Circuitos heridos propone reflexiones y experimentaciones sobre la tecnología en diferentes formatos, además de una fuerte reflexión en torno a las tecnologías ancestrales, así como la base material de la tecnología relacionada con el extractivismo y la explotación de determinados territorios.

Durante la charla, junto a Valentina Montero, se abordó el contexto de trabajo de la artista, así como la revisión de diversas propuestas desarrolladas con anterioridad y las posibles relaciones de estas con los Circuitos heridos.

 

 

Este proyecto contó con la ayuda de:

workshop, talk & solo exhibition, 2018
instalación de sonido, cables, materiales variados, fanzine y emisor de radio
Red LiquenLab

La muestra recoge una serie de procesos pedagógicos y trabajos desarrollados por la artista junto a un grupo de personas en los que se desarrollaron textos e imaginarios en torno al espacio magallánico. Dichos textos fueron publicados en un fanzine y registrados en audio durante las jornadas de taller. Luego fueron emitidos durante una semana a través de radio FM, además de esncontrarse la fuente sonora en una instalación donde el cableado atravesaba y recorría todo el espacio haciendo pasar el sonido por diversos materiales, como agua, tierra, carbón, cobre, incluso los cuerpos humanos. 

Circuitos heridos propone reflexiones y experimentaciones sobre la tecnología en diferentes formatos, además de una fuerte reflexión en torno a las tecnologías ancestrales, así como la base material de la tecnología relacionada con el extractivismo y la explotación de determinados territorios.

Durante la charla, junto a Valentina Montero, se abordó el contexto de trabajo de la artista, así como la revisión de diversas propuestas desarrolladas con anterioridad y las posibles relaciones de estas con los Circuitos heridos.

 

 

Este proyecto contó con la ayuda de:



REPUJADO



instalación, 2007
315 planchas de cobre repujado de 88×88 cms c/u. ubicadas en el suelo a modo de alfombra
concepto: lucía egaña rojas realización: taller de repujado, centro penitenciario colina 1
producción: ccplm y codelco

 

REPUJADO es una obra por encargo. REPUJADO es un trabajo procesual en el cual los/as espectadores/as se convierten en interventores directos y destructores de la obra del artesanado nacional (el repujado); del cobre (“el sueldo de Chile”); y de una serie de íconos que definen cierta identidad nacional.
REPUJADO, ante estas circunstancias, trabaja en varios niveles de significación, tal como desde los distintos niveles del CCPLM es posible obtener diferentes visiones de la obra. Mientras los/as espectadores/as descienden los niveles del centro, hasta llegar al tercero lugar donde se convierten en ejecutores/as, van adquiriendo una visión más completa del la situación a la que involuntariamente serán sometidos/as: pisar, destruir y deformar su propia identidad.
REPUJADO se adapta y se compromete con las reglas híbridas del espacio del CCPLM, un espacio de arte donde las obras no están resguardadas del daño que los/as espectadores/as puedan causarles; un lugar con más implicaciones políticas que artísticas; un lugar que acoge indistintamente arte popular (artesanía) y arte culto.

 

fotos: nicolás santa maría, lucía egaña, manuel bozzo

 


instalación, 2007
315 planchas de cobre repujado de 88×88 cms c/u. ubicadas en el suelo a modo de alfombra
concepto: lucía egaña rojas realización: taller de repujado, centro penitenciario colina 1
producción: ccplm y codelco

 

REPUJADO es una obra por encargo. REPUJADO es un trabajo procesual en el cual los/as espectadores/as se convierten en interventores directos y destructores de la obra del artesanado nacional (el repujado); del cobre (“el sueldo de Chile”); y de una serie de íconos que definen cierta identidad nacional.
REPUJADO, ante estas circunstancias, trabaja en varios niveles de significación, tal como desde los distintos niveles del CCPLM es posible obtener diferentes visiones de la obra. Mientras los/as espectadores/as descienden los niveles del centro, hasta llegar al tercero lugar donde se convierten en ejecutores/as, van adquiriendo una visión más completa del la situación a la que involuntariamente serán sometidos/as: pisar, destruir y deformar su propia identidad.
REPUJADO se adapta y se compromete con las reglas híbridas del espacio del CCPLM, un espacio de arte donde las obras no están resguardadas del daño que los/as espectadores/as puedan causarles; un lugar con más implicaciones políticas que artísticas; un lugar que acoge indistintamente arte popular (artesanía) y arte culto.

 

fotos: nicolás santa maría, lucía egaña, manuel bozzo