Circuitos heridos


workshop, talk & solo exhibition, 2018
instalación de sonido, cables, materiales variados, fanzine y emisor de radio
Red LiquenLab

La muestra recoge una serie de procesos pedagógicos y trabajos desarrollados por la artista junto a un grupo de personas en los que se desarrollaron textos e imaginarios en torno al espacio magallánico. Dichos textos fueron publicados en un fanzine y registrados en audio durante las jornadas de taller. Luego fueron emitidos durante una semana a través de radio FM, además de esncontrarse la fuente sonora en una instalación donde el cableado atravesaba y recorría todo el espacio haciendo pasar el sonido por diversos materiales, como agua, tierra, carbón, cobre, incluso los cuerpos humanos. 

Circuitos heridos propone reflexiones y experimentaciones sobre la tecnología en diferentes formatos, además de una fuerte reflexión en torno a las tecnologías ancestrales, así como la base material de la tecnología relacionada con el extractivismo y la explotación de determinados territorios.

Durante la charla, junto a Valentina Montero, se abordó el contexto de trabajo de la artista, así como la revisión de diversas propuestas desarrolladas con anterioridad y las posibles relaciones de estas con los Circuitos heridos.

 

 

Este proyecto contó con la ayuda de:

Atrincheradas en la carne. Lecturas en torno a las prácticas postpornográficas


ISBN: 978-84-7290-739-3
Editorial: BELLATERRA
Idioma: Castellano
Número de páginas: 296
Dimensiones: 140×220
Fecha edición: 11/2017

¿Cómo plantear una genealogía crítica de la pornografía? ¿Qué tipo de saberes útiles a los feminismos? ¿Qué vinculos y tensiones ha mantenido con la diversidad dentro de los feminismos (el feminismo abolicionista, el feminismo pro-sexo?) ¿Cómo problematiza el libro lo queer?  ¿Qué herramientas hacen posible un agenciamiento de lo porno (hablemos del postporno, prácticas y tecnologías?

¿A la hora de hablar de investigación podríamos pensar en formas de investigar y de procesos de investigación feminista, cómo el cuerpo y el corpus se encuentran?

Y para seguir conversando: ¿Entramos a la relación entre postporno y software libre? Las tecnologías del software libre con la postpornografía, en tanto práctica hacker de deconstrucción de los códigos sexo-genéricos que cuestiona la pornografía mainstream como una representación de código oculto y cerrado, la que produce una naturalización y normalización de modelos políticos del cuerpo.

¿Qué relaciones podrían narrarse a la hora de ponerlo en correlación con los movimientos sociales, qué tipo de relaciones se dan ahí, y cómo las prácticas postporno desafían o desconciertan a estos movimientos? El libro cartografía en Barcelona la emergencia y consolidación de las prácticas postporno y sus referentes, ¿hablamos también de algunas prácticas situadas? Uno, los desencajes entre norte y sur, en relación con las migraciones, el racismo y el colonialismo en el contexto de Barcelona. Así, contra el sesgo anglosajón de la hermenéutica post porno, la T en la expresión postpornografía es una inflexión enunciativa y visual que marca el índice de distancia con esas lecturas hegemónicas y oficia de recordatorio de nuestra condición colonial y como una invitación a la invención sexo-lingüística.

Y por considerar algún interrogante encarnado en la praxis cómo poner en valor la importancia del error y del fracaso en la articulación de prácticas postpornograficas y la recuperación de los afectos negativos como forma de resistencia a la asimilación del capitalismo heteronormativo blanco.

[texto de synusia]

 

El libro cartografía en Barcelona la emergencia y consolidación de las prácticas postporno y sus referentes, a partir de tres vectores críticos: Uno, los desencajes entre norte y sur, en relación con las migraciones, el racismo y el colonialismo en el contexto de Barcelona.

Así, contra el sesgo anglosajón de la hermenéutica post­porno, la T en la expresión postpornografía es una inflexión enunciativa y visual que marca el índice de distancia con esas lecturas hegemónicas y oficia de recordatorio de nuestra condición colonial y como una invitación a la invención sexo-lingüística. Dos, la vinculación de las tecnologías del software libre con la postpornografía, en tanto práctica hacker de deconstrucción de los códigos sexo-genéricos que cuestiona la pornografía mainstream como una representación de código oculto y cerrado, la que produce una naturalización y normalización de modelos políticos del cuerpo. Tres, la importancia del error y del fracaso en la articulación de prácticas postpornograficas y la recuperación de los afectos negativos como forma de resistencia a la asimilación del capitalismo heteronormativo blanco.

Este libro puede ser leído como el relato de un desaprendizaje, que busca articular una narrativa local desde las incipientes prácticas postporno en las barricadas okupas de Barcelona, estableciendo diferencias entre postporno y porno feminista, ensayando relaciones con la historia del feminismo, de las lesbianas, de la dictadura y postdictadura del reino de España, auscultando los contagios con el activismo transmaricabollo y el transfeminismo, y las afinidades con los posicionamientos cuir, queer o kuirs.

[fragmento del prólogo de valeria flores]

Sureando el cuerpo


FLYER GENERAL_1a

 

El ciclo “Sureando el cuerpo” es una propuesta de Lucía Egaña para dar lugar a actividades e intervenciones esporádicas de personas que, no siendo europeas, viven o pasan por la ciudad de Barcelona. Se trata de un ciclo abierto y adaptable a los inexactos tiempos de la precariedad, por lo tanto no se plantea desde una periodicidad regular.
El eje aglutinador de “Sureando el cuerpo” tiene que ver con propuestas que abordan el cuerpo, la sexualidad y el género desde perspectivas disidentes y de resistencia frente a los discursos oficiales. Se trata de muestras, talleres, conversaciones y actividades que puedan, de forma irregular, generar un espacio colectivo de prácticas y saberes.

 

******PROGRAMACIÓN DE LOS PRÓXIMOS MESES

PRIMERA EDICIÓN >> 17 DE JUNIO 2017, 16h a 23h

PORNÍFERO, Festival de Videoarte Postporno Iberoamericano

Comisariado por Héctor Acuña/Frau Diamanda

Pornífero Festival presenta y representa libertades visuales derivadas de prácticas radicales en un contexto iberoamericano lleno de regímenes políticos asesinos y dictatoriales cuyo rasgo principal es el uso de la tecnología e intercambio de información. La colección del material programado refleja una disparidad estética y propositiva, pero se unifica a través de la práctica de sexualidades disidentes que interpelan el corpus heteronormativo.

SEGUNDA EDICIÓN >> 16 DE JULIO 2017, 17h a 21h

PLACER ES PODER

Fannie Sosa

Obtener, fabricar y transmitir saber placenteramente parecería ser crucial para una comprensión interseccional de el mapa esclavócrata y necro-colonial que todavía organiza y franquea el acceso a sistemas de conocimiento. Nuestro dolor, ya sea psíquico o físico, constituye esos sistemas desde su génesis. Este ciclo de charla circular y taller reúne elementos teóricos alrededor de afro afectividades, metodologías desculoniales y resistencia placentera, proponiendo estrategias para centrar subjetividades subalternas propias. Ni la academia ni la calle, y a veces ni siquiera nuestra propia cama son lugares seguros, pero hay maneras de transformar, esquivar, y evidenciar hostilidades varias en estos espacios afín de recuperar un cuerpo placentero.

Metodologías subnormales


lucymuestra-768x477

solo exhibition, 2016
bordados, video, fanzines y cuadernillos, fotografía
curatoría: jorge barco
producción: luciana fleishman+platohedro+lucía egaña rojas
platohedro
proyecto desarrollado en el programa de residencias de La Jaquer Escool (Medellín)

La muestra recoge una serie de procesos pedagógicos y trabajos desarrollados por la artista a lo largo de su residencia en Platohedro, realizada durante el mes de agosto de 2016, y acompañados de una selección de producciones anteriores.

Metodologías subnormales propone reflexiones y experimentaciones sobre la tecnología en diferentes formatos (textos, imágenes, collage audiovisual) desde un lugar subalterno, en donde el fallo, el error y la precariedad son tomados como insumo para la creación.

Por medio de talleres, conversatorios, y ciclos audiovisuales se propiciaron una serie de encuentros con el objetivo de interpelar a las participantes en un ejercicio de desobediencia intelectual para la reapropiación de sus cuerpos, sexualidades y tecnologías, estableciendo cruces con el transfeminismo y el software libre. 

fotos: duvan rueda


 

imágenes de la exposición y de la performance de la inauguración y abajo, fanzine realizado a partir del taller de seguridad digital y autodefensa feminista

 

 

Zonas corporales desautorizadas


la representación cinematográfica y visual ha homogeneizado los espacios corporales de la representación. de esta forma hay lugares del cuerpo que no existen dentro de la producción cultural más tradicional y su invisibilidad les impide operar como espacio de enunciación posible.
en este taller se buscará hacer colectivamente un catálogo de zonas corporales desautorizadas por la representación visual y propia a través del registro de lugares del cuerpo invisibles, marcas, cicatrices o patologías, cosas escondidas, ocultas o impresentables.
se producirá el material con dispositivos low-fi y se editará el resultado con software libre durante el taller.

duración: entre 5 y 10 horas

plazas: 10 máximo

necesidades técnicas: proyector, audio (altavoces), cámara, grabadora de audio, trípode

 

este taller ha tenido 3 versiones:

“renovar el imaginario, crear otros cuerpos” en el museo ex-teresa arte actual (2015, méxico df)



imágenes de erika bulle, adriana mosquera, lucía egaña y participantes del taller

 

en feministaldia (2014, arteleku_donosti)

 

en el CFD, organizado por equipo re (2013, barcelona)

Taller de recreación feminista: Cuando Sylvester Stallone habló como Monique Wittig


se trata de un taller teórico-práctico donde las participantes podrán desarrollar de forma personal o colectiva un ejercicio videográfico de intervención discursiva. se trabajará principalmente a través del doblaje y el subtitulado como forma de intervención crítica a partir de discursos feministas. es un taller de recreación feminista basado en la apropiación de materiales previamente existentes, centrado en la (re)producción y hackeo de vídeos mainstream. no hace falta ningún conocimiento técnico previo. el taller se realiza con software libre (específicamente con kdenlive).

duración: 5 horas

necesidades técnicas: proyector, audio (altavoces), mesas, sillas, tomas de corriente.

este taller fue realizado en el ciclo Cotidianas (en la Alhóndiga, Bilbao) y en el TransHackFeminist THF! (en Calafou, Vallbona d’Anoia).

Que hable Letizia Ortiz from lucí­a on Vimeo.


Borderline


performance con diana j. torres
26, 27, 28 de febrero 2014
antic teatre, barcelona



tesis


serie de collages producidos en 2015, entre los meses de agosto y noviembre, mientras escribía mi tesis doctoral. a partir de material gráfico de pornografía mainstream, libros de medicina e historia del arte, geografía y viajes.



CADA PAJA ES UN ABORTO


 

solo exhibition, 2014, el palomar, barcelona
serie de 24 collages, instalación de 315 panes, collage
producción: lucía egaña rojas / equipo palomar
durante la exposición: taller de deformación facial escogida y bullying conciente en colaboración con dani d’emilia y yosjuan piña
clausura 28 de dicembre: ritual benedictino de alimento a palomas
colaboradorxs: rafa marcos, mario páez, silvia resorte, jesús arpal, joyce janette, blanca lo, martín rico, ezzzequiel, mirnx, novia sirena, ainoha, y a lxs anónimxs

El Palomar presenta Cada paja es un aborto, la primera exposición individual de Lucía Egaña Rojas en Barcelona. Cada paja es un aborto problematiza la estigmatización del sexo no reproductivo e indaga en las posibilidades de agenciamiento de lo monstruoso, lo deforme y lo incorrecto. La exposición se construye a partir de diversos materiales, producidos en diferentes momentos y con distintas narrativas que convergen en el mismo espacio: los 20 metros cuadrados del Palomar.

“Cada paja es un aborto” se toma de la jerga cristiana de ultraderecha. La paja, acto sexual no reproductivo y predecible reacción refleja ante la pornografía mainstream, de alguna forma extraña adquiere las connotaciones pecaminosas del aborto porque una sustancia susceptible de convertirse en embrión, *“se pierde”*.

Forman parte de esta muestra 24 collages de pequeño formato que fueron realizados a partir de fragmentos de fotos de DNI encontrados frente a una guardería que ya no existe. Los trozos fueron recompuestos conformando fisonomías aberrantes y al mismo tiempo ridículas. Estos rostros fueron molidos utilizando el criterio adulto de proteger la imagen del niño, prohibiendo su tráfico al margen del contexto regulador de la guardería, y de paso destruyendo su representación fotográfica. La agencia de sus rostros sólo podía operar bajo los parámetros de la burocracia educativa, en un tránsito hacia el desarrollo de una potencial humanidad. Siempre supervisada promesa de futuro.

Los niños siguen enunciando una de las mayores zonas de vulnerabilidad. Aún no son personas, pero llegarán a serlo, y por eso su imagen debe ser protegida ante la amenaza de la mirada desregulada de la calle. De momento sus representaciones no tienen siquiera derecho a ser traficadas en la basura, por los circuitos y derivas de lo inútil.

Otro ejercicio en collage de mediano formato opera reuniendo genitales usurpados por el ojo de la institución médica e imágenes de la revista Private. Estos dos espacios enunciativos del cuerpo mecanizado/privatizado, producen un cortocircuito avalado por esa estética que comparte un género coherente y normado.

La exposición se completa con una pequeña instalación de pan fabricado con fluidos sexuales recopilados por Lucía Egaña. El pan, grado cero de lo alimenticio junto al agua, material simbólico desde múltiples perspectivas, se convierte en un objeto dotado de fuerza masturbatoria, incorporando en su masa el asco y la amenaza de lo tóxico. Los panes que no se coman los asistentes a la exposición, serán dados a las palomas.

catedral02catedral01
* Itziar Ziga en el libro Malditas (2014)  recuerda una pancarta contra la Ley Gallardón que dice: “las lesbianas abortamos cada vez que follamos”.

fotos: el palomar

EVERY WANK IS AN ABORTION
A exhibition of  Lucia Egaña Rojas.

El Palomar presents Every wank is an abortion, the first solo exhibition of Lucía Egaña Rojas in Barcelona. Every wank is an abortion problematizes the stigmatization of non-reproductive sex and investigates the possibilities of agency of the monstruous, the deformed and the incorrect. The exhibition is constructed using various materials, produced at different times and with different narratives that converge in the same space: the 20 square meters of the Palomar.

“Every wank is an abortion” is taken from Christian right-wing jargon. The wank, a non-reproductive sexual act and predictable reflex reaction to mainstream pornography, in a strange way acquires the sinful connotations of abortion because a substance susceptible to becoming and embrio “is lost” *.

Included in the exhibition are 24 small-scale collages made from fragments of ID photographs found in front of a nursery that no longer exists. The pieces were reassembled forming aberrant and at the same time ridiculous physiognomies. These faces were fragmented in order to adhere to the adult criteria of protecting the image of the infant, prohibiting its trafficing beyond the regulatory context of the nursery and at the same time destroying their photographic representation. The agency of their faces could only operate according to the parameters of the educational bureaucracy, in a transit towards the development of a potential humanity – always a supervised promise of the future.

Children continue enunciating one of the biggest areas of vulnerability. They are not yet – but will eventually become – people, and thus their image must be protected against the threat of the unregulated gaze of the streets. For the time being their representations do not even have the right to be trafficked in the trash, through the circuits and drifts of the useless.

Another exercise in medium format collage gathers genitals usurped by the eye of the medical institution, alongside images of the magazine Private. These two spaces of enunciation of the mechanized / privatized body produce a short circuit that is endorsed by the shared aesthetic of a coherent and regulated genre.

The exhibition is completed with a small installation of bread made with sexual fluids collected by Lucia Egaña. Bread, the bare basis of nourishment alongside water and a symbolic material from multiple perspectives, becomes an object endowed with a masturbatory force, incorporating in its dough the disgust and threat of the toxic. The bread that doesn’t get eaten by those attending the exhibition will be given to the pigeons (‘Las Palomas’).

During the exhibition period two practical/experimental workshops will be held in collaboration with Yosjuan Piña and Dani d’Emilia.

* Itziar Ziga en el libro Malditas (2014)  recuerda una pancarta contra la Ley Gallardón que dice: “las lesbianas abortamos cada vez que follamos”.

 

 

 

Taller de deformación escogida y bullying consciente


…una “ creatividad de la vergüenza” queer, que reclama aquello
que ha sido menospreciado y repudiado.
Una práctica queer sanadora podría invertir el afecto negativo o el trauma,
al abrazarlo más que rechazarlo.

Ann Cvetkovich

 

el taller se propone como un espacio recreativo y reflexivo en torno a la deformación y el insulto. se experimenta con la propia deformación a través de la intervención facial y el registro fotográfico; y se desarrollan derivas y especulaciones a partir del insulto y el propio acoso.

duración: 3-6 horas

necesidades técnicas: proyector, audio (altavoces), espejo, lugar donde poder hacer fotos de rostros (con una iluminación más o menos buena, que puede ser natural dependiendo de la hora, o una luz…).

este taller fue realizado en el palomar y en las jornadas mutantes en barcelona, en colaboración con dani d’emilia y yosjuan piña, como parte del proyecto “cada paja es un aborto”.

para ver más documentación de los resultados de estos dos talleres:
http://curriculovitae.tumblr.com/

género y tecnología


este texto es un proceso abierto y mutante. aquí algunas de sus diferentes versiones:

1) Globalización Machista.
Lucía Egaña Rojas
05/09/2012 _ publicado en periódico Diagonal

2) spammer, streamer, blogger y switcher.
Lucía Egaña Rojas
15/12/2012 _ lectura _  ER…VA#11::Experiències d’art i tecnologies amb dones implicades _ Telenoika _ Barcelona, Spain

3) ¿Cuáles son las herramientas tecnológicas del feminismo?
Lucía Egaña Rojas
04/01/2013 publicado en lamansaguman.cl/

4) Algunos apuntes para una tecnología transfeminista.
Lucía Egaña Rojas
22/03/2013 _ lectura _ Jornadas Post-Porno Apocalípticas (10 años de PosOp) _ Hangar, Barcelona, Spain

4.1) Alcuni appunti per una tecnologia transfemminista. (versión italiana)
(gracias a la traducción de: bea, slavina, lafra, fra buzzi, valentine, luciana licitra, daniela cherubini)

4.2) Notes towards a transfeminist technology (versión en inglés)
(traducción de pedro soler http://word.root.ps/?p=469)

papeles para todos!


papeles para todos
2011, collage
(colección valentina montero)


serie de collages producidos en 2012 y 2013 a partir de material gráfico de pornografía mainstream, libros de medicina e historia del arte.


 

Muestra Marrana


La Muestra Marrana no es una muestra de porno convencional. Las películas seleccionadas no pertenecen casi ninguna al ámbito mainstream/comercial y tampoco reproducen los códigos tan limitados de las sexualidades heteronormativas. Pretendemos mostrar la multiplicidad de las sexualidades y las prácticas y los motivos por los que muchas de ellas son marginalizadas o estigmatizadas. Ven a expandir tu cuerpo y tu mente. Ven a descubrir que otro porno SÍ es posible.
El evento está organizado en la actualidad principalmente por Diana J. Torres y Lucía Egaña.


La Muestra Marrana es un evento de regularidad difusa (mínimo una al año) sin ánimo de lucro y totalmente gratuito, autogestionado y autofinanciado (aunque te pediremos un donativo opcional para poder seguir con el proyecto), funcionando desde 2007.

Su principal objetivo es mostrar producciones audiovisuales relacionadas con sexualidades marginales y/o subversivas.

Todas las películas que seleccionamos  para la muestra contienen algo que las diferencia de la pornografía mainstream, a veces incluso ni siquiera son porno, aunque lo que nos impulsa a seleccionarlas es su relación, directa o indirecta, con la sexualidad humana.

Queremos desbancarnos de la pornografía heteronormativa porque no vemos en ella nada interesante más allá de lo masturbatorio, y para hacernos una paja con algo así, casi mejor que hacerlo en casa.

Creemos que muchas de las películas y cortos que proyectamos son didácticos. Esa es quizás una de las diferencias básicas con el porno mainstream, que sólo puede enseñar a mecanizar el acto sexual, a transformar en objeto a la mujer y a reducir significativamente la visibilidad de las prácticas, los cuerpos, los géneros y las sexualidades.

Algunas de las películas están dentro del ámbito comercial (virus en el sistema, a nuestro entender), otras son producciones autogestionadas y autónomas completamente fuera del circuito del mercado. Algunas son obras de arte, también fuera del los circuitos del arte. Otras son pequeños fetiches vintage, rodadas hace más de 20 años con intenciones muy diferentes de las que tenemos ahora para mostrarlas.

En la Muestra Marrana siempre habrá un espacio para el diálogo y la conversación. No queremos que sea una maratón de proyecciones, sino un micrófono abierto y un espacio de intercambio y confrontación sobre la pornografía, la pospornografía y la representación de la sexualidad. De modo que si tienes algo que decir sobre la selección de las películas, levanta tu mano y habla.

Esperamos que disfrutes de la experiencia.

El evento está organizado en la actualidad por Diana J. Torres y Lucía Egaña (Mariana Echeverri, ilustraciones); y en ediciones anteriores fue organizada por Claudia Ossandón, Patricia Heras (†R.I.P.†) Águeda Bañón (GWLP), María Mitsopoulou, Tina Voreadi, Yasmín Rasidgil y Diana J. Torres (en el desaparecido CSOA Magdalenes).

Para la edición número 7 estará organizada por Diana J. Torres, Lucía Egaña, Liz Misterio, Álex Aceves y Bruno Cuervo y tendrá lugar en ExTeresa Arte Actual en Ciudad de México del 2 al 6 de junio de 2015, contando también con una fiesta de clausura en el Multiforo Alicia el día 7 de junio.

** La Muestra Marrana ha contado con la inestimable colaboración en sus distintas ediciones de Álex Brahim, Annie Sprinkle, Bruce LaBruce, Offlimits (Madrid), María Llopis, Tim Stüttgen (†R.I.P.†), Manuela Trasobares, Itziar Ziga, Courtney Trouble, Madison Young, etc.

 

Video promocional Muestra Marrana 6 (5/5) from lucí­a.

 

Video promocional para la Muestra Marrana 5 (censurado)
video promocional
2012, barcelona
miniDV, color
1.30minutos
realización y concepto: Lucía Egaña Rojas
actor: Golden Ass
licencia creative commons by-nc-sa

A brief history of Muestra Marrana Festival.

Born in the core of postporn activism, Muestra Marrana festival is a non-profit and totally for free event, self-managed and self-produced. With the years, it has become into one of the only reference initiative of Spain where you can have access, view and discuss explicit materials about avant-garde and divergent sexualities. It is also a platform, through its DIY video open-call, to promote postporn creations on some places of the world where you usually don’t think you can find this kind of materials.

More than 200 proposals have arrived in the last 3 years and have been selected about a 50% of them. This part of the festival it’s one of the main sections of it. The Muestra Marrana Festival has had 6 editions, annually or biannually, since 2007 in Barcelona, exporting its editions to another cities as Madrid, Guadalajara (Mexico), Coruña (Spain) or Santiago (Chile), Bilbao, Austin (USA), among others. On its previous editions has been presenting diverse topics whose common link is radicality, innovation and marginality: ciberpunk, no-wave, BDSM, queer identity, hentai, ecosex, relation between sex and pregnancy, elderly sexuality, virtual sex, extreme body art, disabled sexuality, body limits, etc.
International character has been always part of Muestra Marrana, presenting works from different countries whose specific views on sexuality we don’t usually have access to (Japan, Czech Republic, South America, India, etc).

In the festival have participated with their direct presence or with their works leading figures as Annie Sprinkle, Beth Stephens, Bruce Labruce, Richard Kern, Virginie Despentes, Madison Young, Barbara Degenevieve, Del Lagrace Volcano, Krista Beinstein, Courtney Trouble, Tim Stüttgen or María Llopis.

As organizers, Diana J. Torres (Madrid, 1981) and Lucía Egaña (Münster/Chile, 1979) say: “All the movies we choose to screen have something that distinguish them from mainstream pornography, sometimes they are not even pornography, although what makes us select them is their relation, direct or indirect, with human sexuality”.

 

Empalamiento porno/virtual


* Originalmente aquí

Desarticulación de un chat que divaga sobre la exposición “la categoría del porno” de Felipe Rivas San Martín

Jorge Díaz Fuentes, Lucía Egaña Rojas, et al.

“La pornografía es una enfermedad que hay que diagnosticar y que se presta a la formulación de juicios.Se está a favor o en contra de ella. Y tomar partido respecto de la pornografía no se parece en nada al hecho de tomarlo a favor o en contra de la música aleatoria o del pop art, y en cambio se parece bastante al hecho de tomarlo a favor o en contra de la legalización del aborto”

Susan Sontag

PREFACIO/ADVERTENCIA:

Lucía Egaña Rojas me obliga/propone/insta a estructurar este texto a través de una conversación por chat que mantuvimos encerrados en la misma habitación usando un computador cada unx, la noche del 9 de junio de 2012 en Santiago de Chile. Estábamos a pocas cuadras del teatro Caupolicán. (Caupolicán, líder mapuche que murió con el rostro arañado y empalado en una pica, atravesado todo su cuerpo desde el ano hasta la boca por una estaca. Caupolicán tuvo un hijo que voló por un peñasco el mismo día de su muerte, arrojado por Fresia, su madre. Esa noche con Lucía: volando, atravesados los dos, unidos por otra estaca). Chatéabamos frente a una pantalla la noche anterior al homenaje al torturador Pinochet en el teatro Caupolicán. Estábamos escribiendo sobre pornografía, arte, activismo, sexualidad, eyaculación. Las cartas me han dicho que piense en la sumisión, que no es sino otra forma de desarticulación de las tecnologías del “yo”. Sin un “nosotros” no hay sumisión: Lucía Egaña Rojas me obliga.

A través de una metodología bastarda sin precedentes en lo que se refiere a construcción textual (probablemente un error programado), esa sería la estaca, el dolo de nuestros cuerpos unidos por el tronco del chat.

PRIMER CUERPO: Lo político como perversión

23:30 Nos preocupa en un supuesto afán productivo capitalista, tener un texto pronto. Iniciemos una discusión intensa y profunda sobre los acabados y complejos videos de nuestro querido Felipe Rivas. No sé qué tan profundas pueden llegar a ser.

Porque debería decir: me pajeo más con porno amoroso.

Estábamos hablando de hacer una revisión de los videos que no estarán en la exposición. Revisar cada uno, poder decir algo sobre ellos.

Discutíamos sobre el video Ano/Ine, un video que podríamos catalogar como homosexual (en verdad no sé si es pensado sólo desde lo homosexual, pues más bien aquí el tema es la sodomía).

Pues bien, comencemos así: “el insistente ruido de unas moscas aleteando frenéticamente por toda una sala sirve como reflejo de una incomodidad que nos comenzó hace un tiempo”.

En esa misma sala, Felipe Rivas en su primera performance llamada “Ano/INE” que se realizó a propósito de los 10 años de la despenalización de la sodomía en Chile, bajó sus pantalones sobre una mesa mostrándonos sus glúteos y su ano mientras detenidamente comenzó a repetir las cifras de los nacidos vivos en Chile desde los años de la posdictadura hasta la posterioridad, según información del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). La repetición de las tasas de natalidad que diferencian según la norma sexual imperante en dos categorías (hombre/mujer) se vuelve una insoportable escena, no tanto por la misma repetición o el tiempo de espera, sino más bien, por la letanía de una sintaxis binaria que sólo entiende por información la entrega de un dato discreto organizado en tiempos determinados.

De todas formas queremos trascender ese punto para hablar de la inversión que hay entre los espacios de lo alto/intelectual/discursivo/la boca versus el espacio de lo bajo/incontenido/coprolálico/el ano. Pensaba en el carnaval, cómo ese espacio de distensión jerárquica, donde no hay clases ni disciplinas, el culo puede hablar a través de la boca en forma de groserías, esa es su caca.

23:35 Miremos entonces los límites del cuerpo, límites que son claros en este trabajo: el ano y la boca. Interesante esto, cuando desde la morfología y la biología del desarrollo se nos dice que en un punto boca y ano son una misma estructura y que los caminos que tomen en el desarrollo ambos orificios, determinará que la clasificación biológica separe los organismos como taxones diferentes. Primero la boca, luego el ano o viceversa. Pareciera entonces que este orden es tan importante en los patrones del desarrollo embrionario que culmina con una radical diferencia, ya que según el orden de diferenciación, lo que nos comunica con el exterior (el ano y la boca) es más importante en unos que en otros animales. Este tipo de descripciones son siempre semejante al mismo atávico discurso que tiene la ciencia: los eventos son sincronías clausuradas en tiempos bien determinados.

Ahora bien, en esta acción se nos muestra abierta esta relación ano/boca. Por un lado, la boca sirve como sitio de enunciación, como el espacio de la retórica que pone en evidencia los discursos del poder, un órgano que habita lo social, lo que está “hacia adelante” (la política). Esto en contraposición a lo que va “por atrás” (el ano) que conforma lo más privado de lo privado, que en este caso—en la escenificación misma de la performance— se expone sin resguardos “hacia adelante” como desorientando la mirada de la política tradicional, que considera que sólo el rostro (donde está la boca) es el único terreno anatómico de exposición desde donde se podrían enunciar los antagonismos que la política necesita para su funcionamiento.

De ahí el problema de los “encapuchados” que tanta molestia causan a la administración estatal. No se les ve el rostro, pero no por eso no se puede entender su oposición.

23:38 El tema de la sodomía sólo tendría sentido dentro de la homosexualidad. En laheterosexualidad es más bien un sistema de prevención del embarazo, y en el lesbianismo noexiste (a nivel representacional). Esta acción (porque el video en realidad es un registro de performance), tiene que ver en términos generales con la disociación de la estadística con el cuerpo.

Si la política trabaja constantemente produciendo ficciones que anticipan una división binaria del mundo, ¿por qué deberíamos aún creer que esta separación hombre/mujer es la única posible?.

Por otro lado está lo que quiere significar el registro de esta performance—que es el video que vemos—y a qué respondió en su momento. Son varias cosas pero quizás va a ser interesante quedarnos con una lectura del video que vemos porque personalmente yo estando ahí fue bien complejo lo que pasó con ese seminario Sodomía+10.

Omitimos, aunque siempre sean tan sabrosas las anécdotas que no aparecen en los registros de youtube.

23:47 Tú dices que esa performance respondía al enunciado “sodomía” en el marco del encuentro del que se bajaron los panelistas por el póster a los 10 años de la despenalización de la sodomía en Chile, la conmemoración de la despatologización, una conmemoración o discusión que nunca hubo, o que al menos no vimos. Es curioso que ya estemos celebrando cumpleaños de las despatologizaciones.

23:49 Yo creo que no fue una despatologización, sólo sacarle peso de ley a una práctica. Una sola práctica no podría construir a un sujeto completo, saturarlo. Una subjetividad política debe plantearse siempre como una ocupación de la comunidad.

Es interesante esta tensión que la performance plantea entre estadística y cuerpo, las patologías también serían parte de las estadísticas de este espacio que decías como ficción. Antes, que dos hombres tuvieran sexo no los hacía “homosexuales”, la práctica sodomita no creaba a una persona completa. Aunque también pueda ser lo contrario. Pensar que una práctica no haga a un sujeto completo, yo creo que no lo construye, pero la política pareciera decirme que sí.

Algo importante sería decir que estas percepciones del trabajo de Felipe están rellenas de intenciones políticas que serían capaces de pervertir cualquier cosa, la política como perversión. Lo político como perversión, en realidad eso queríamos decir.

SEGUNDO CUERPO: Esta categoría es homosexual

23:56 la pregunta que yo me he hecho y que no he podido responderme completamente es por qué esto no podría (o sí) ser leído como arte homosexual simplemente, sobre todo por el tutorial del chat gay.

Claro que podría leerse, pero hay resistencia a hacerlo. Felipe ha sabido agenciar bastante esa separación homosexualidad/disidencia. En esa línea, con ese imaginario se me viene también la relación activista/artista que en un punto se cruzan y en otro se separan, y eso va principalmente en la inscripción del nombre propio.

En el tutorial, está la idea de develar el funcionamiento de la tecnología disciplinaria de lo gay, “cómo navega un buen gay por un chat”. Así, en la explicación pedagógica se trasluce la tecnología.

Esto se explicita más aún en acrónimos como G.C.U. (gente como uno), que son las que se utilizan y que develan lo fascista de ese deseo, que busca a un otro igual como los homosexuales gemelos que siempre veo ¿será como querer tocarse siempre sólo uno mismo?.

La resistencia a clasificar el trabajo de Felipe dentro de la categoría de lo gay, es por esa misma lógica fascista que más lo leeremos como unas aperturas de código, una muestra de cómo funcionan esas lógicas y esos disciplinamientos.

la resistencia es también a esa falsa concepción que cada uno debería hablar o luchar por las prácticas que tienen un efecto real sobre tus supuestas necesidades, sobre tu propio cuerpo. Entonces emerge la cita trans periférica: “cuando uno trabaja en un espacio que supuestamente no le es propio hace generalmente cambios radicales”.

Al deconstruir un poco el cómo “está hecha” la gaycidad, uno se desmarca también, no es una adhesión es más bien una denuncia. Es molesto cuando unx tiene como que cargar con el yugo de una identidad.

“de hecho, el acto mismo de reivindicar el desapego absoluto mediante un imperativo, revela un apego a ese acto” dice la filósofa feminista Catherine Malabou. Entonces ese supuesto desapego del que hablas podría ser una reivindicación al apego ¿no crees?

00:18: no totalmente ¿tu sí?

00:19: sí, creo que finalmente la insistencia a la separación te posiciona también en ese lugar desde una oposición o una negatividad pero en el mismo espacio, por eso creo que ya no me cuesta tanto verlo como arte homosexual.

Esta discusión es como todas las que se refieren a encontrar la categoría. La muestra entera trae este nombre, “la categoría del porno”.

Estas categorías se condensan por estar en un contexto determinado, en lo del porno también pasa algo así: en el mundo del arte parece necesario disputar un lugar o mejor digamos posicionamientos intersticiales.

TERCER CUERPO: Felipe siempre obliga a hablar de él

Recuerdo que cuando estábamos editando ideología y yo hacía un pollo al jugo en nuestro departamento, nos parecía que el tema de la mirada y de los ojos es fundamental. Me gustaría enlazar eso con Ano/Ine y con el video Ideología.

En términos formales el video ideología es siempre dos ojos que pestañean a destiempo. Así fue pensado: ahora se cierra un ojo, ahora se abre el otro. El de la izquierda generalmente es el histórico, el del registro. Ahí aparece Allende, ahí aparecen las imágenes cotidianas de los 70`s. El de la derecha es el de Felipe, o el de los que estábamos en el taller el recorte del plano que organizamos como CUDS. Lo que queda entre ellos, entre ambos ojos es siempre el punto ciego.

La posibilidad de “mirar” ciegamente la autobiografía, luego del cum shot.

¿cómo se enlaza con Ano/Ine? Se enlaza ya que ahí se pierden los ojos, se enlaza en el hecho que al exponernos su ano como rostro se desenfoca la mirada, una mirada donde ya no hay ojos, pero si hay boca. En el texto de Roberto Echavarren, porno y postporno, se insiste en decir que en el porno nunca semuestra el rostro: “la cara en la pornografía es lo que menos importa, a no ser que se trate de un “facial”,vale decir una eyaculación sobre el rostro de la pareja”, quizás de ahí la molestia de la eyaculación sobre el rostro de Allende, pues le da importancia, le “devuelve” el rostro a esa impresión fotográfica, que es sólo el registro.

00:52 es interesante cómo ese registro está sacralizado, de alguna manera también por toda la construcción de la masculinidad mainstream. Sobre esa cara, Felipe hace el facial.

Mejor diría: Izquierda más que masculinidad mainstream, que en muchos puntos se confunden, obviamente. Izquierda y masculinidad se confunden muchas veces, se solapan, y no es casualidad.

Es curioso que, a pesar de la planificación matemática de este video, para mucha gente esté primero la experiencia personal, como mucha gente que no quiere ver la serie los archivos del cardenal, por el miedo de ver la historia personal o una increpación personal en algo que es una representación intencionada. La biografía es complejo alejarla como representación. Crea un espacio muy difícil de intervenir desde el punto de vista de lxs espectadores (y la representación) que transpolan su propia biografía en el gesto (inconfundiblemente) mediático de la foto de Allende, el cum shot, etc.

00:55 Esto es una curiosidad, pero es lo que de alguna manera hace que este video quede siempre fuera, o intente ser excluido de las miradas “más oficiales”, de estar abiertamente presente en un espacio sin que haya un análisis mediándolo. Por ejemplo, el por qué no está en una pantalla en loop acá, en la exposición.

EPÍLOGO: siempre volvemos a las categorías

00:59 el porno opera como un espectáculo de genitales. Un gimnasio es lo que queda del porno, una gimnástica genital, porque no es una transgresión que se escape tampoco de esos mismos límites.

01:15 el porno en general funciona mucho a través de la lógica de la parte por el todo, y la ideología a secas también.

Me cuesta ver el trabajo de Felipe dentro del arte por el arte o del “verdadero” arte, sino más bien como una infiltración disidente. Me parece que lo que dice nuestro amigo Tomás Henríquez es muy pertinente para terminar nuestra conversación aquí: “Cuando nuestras preguntas tienen resonancia directa con su momento histórico, cuando se nos vuelven imprescindibles, y nos remecen el cuerpo, y nos desbordan, y se nos presentan a ratos como experiencias de lo ininteligible, solo entonces podemos decir que aquello que insistimos en llamar arte, prácticas fugitivas de la inutilidad, pueden realmente impugnar sentidos de rebeldía y disidencia”

PornoObreros del código


PornoObreros del código

Lucía Egaña Rojas

Nuestros teclados están siempre sucios y nadie se pregunta por qué. En realidad navegamos dándole al refresh de manera compulsiva. Trabajamos con tecnología, por eso tenemos siempre una mano en el teclado y otra en el sexo, como si fueran pistolas. Nuestros computadores están llenos de manchas blancas, a veces las teclas se quedan pegadas. La red está recargada de subgéneros, podríamos estar tejiendo y sería lo mismo. (Conozco a Felipe Rivas San Martín el año 2010 en el patio de la Fech fumando cigarros). Entonces jugar con las categorías, entrar y salir, convertirlas en almacenes vacíos, en productos de supermercado, en lugares de cruising1. Hacerles bullying2, asaltarlas desprevenidas, tratarlas como un hogar. Irse de la casa.

El trabajo de Felipe Rivas propone (desde la megalomanía) una serie de operaciones bastardas situadas en el propio cuerpo, un cuerpo tecnificado, cruzado por la lucha de clases que –desprevenida- se asoma por cualquier ventana. La lucha de clases entre Internet y cultura, entre porno y arte, entre pajas y polvos, entre categorías e identidad. La misma insistencia de que aquí no hay una tensión causada por la distinción entre pobres y ricos, la confirma. El porno y sus dispositivos, ese pariente pobre oprimido en sus baratas lógicas de producción y distribución, aparece ahora tematizado, elevado a la categoría de tema, rescatado de su marginalidad popular por el artista. ¿Hasta qué punto en nuestros cuerpos constatamos los amotinamientos de estas clases que no llegan a puntuar para ser incluidas en los catálogos de lo cultural?

Las tecnologías parecieran ser algo nuevo. Una ficción descentrada que llega a meterse dentro de la cama, en el humo de los cigarros, vía wi-fi everywhere. Luego la obsolescencia, la pintura, los protocolos, la técnica. Algo contingente y pasado de moda, entre la pantalla y el lienzo (¿no eran las dos “una ventana”?). Felipe, experto en protocolos, juega con la traducción entre distintos medios tecnológicos evidenciando lo que construyen más allá de las herramientas. Máquinas que producen placer y performances, aparatos visuales que controlan morfologías, gimnasia de la construcción de identidades que en un concurso de manipulación mediada quedan vacías, o semivacías, como trapos viejos. El cuerpo, ese papel confort3 usado.

Internet como una enciclopedia (sobrecargada) de la mirada bastarda, donde abunda el código fuente, o donde toda categoría está controlada, no hay fallo. Felipe abre el código de esta cultura baja/alta, exhibe bugs4, traduce protocolos. Abre el código genético de las máquinas para incitar su descontrol, en el fondo también es algo programático. (No puedo hablar de porno sin hablar de máquinas, sin dejar de citar todos estos códigos que se tatúan en cada lugar del cuerpo y más acá). La ingeniería precaria de una imagen descansa, nos da por el culo. El porno amaestrando, su verborrea increpándonos al nivel de lo inconsciente, y Felipe enjaulando el deseo, fijándolo en un frame5 de óleo, poniendo un paspartú como si fuera una consigna o una molotov. Un pornoObrero no se saca nunca la ropa de trabajo porque es su piel. Un pornoObrero acepta la condición de tener +18 con un click. Y mientras escribo estas palabras, sobre las teclas se proyecta un dilatado cum shot6 que deja inscrito el jugo de mi tecnodeseo en los dispositivos de nuestra interacción.

1 El cruising es una práctica sexual consistente en tener relaciones sexuales en lugares públicos como parques, playas, bosques, sitios eriazos, baños públicos o autopistas.

2 El bullying es una forma de conducta agresiva que se manifiesta a través del uso de la fuerza o coerción para afectar a otros.

3 En Chile, se denomina al papel higiénico “papel confort” debido a la primera marca que lo comercializó. La palabra viene del inglés comfort (confortable, cómodo) y del latín confortare (hacer más fuerte) formado del prefijo con- (junto) y fortare (hacer fuerte). Es la misma raíz de la palabra confortar (animar, dar fuerza).

4 Un bug es un error de programación en un software informático que en general se presenta en su fase de desarrollo.

5 Un frame es un fotograma.

6 Cum shot es el término que describe la eyaculación en la representación audiovisual.

**Este texto ha sido escrito para el catálogo de la exposición de Felipe Rivas San Martín “La categoría del porno”, en la Biblioteca de Santiago (Sala +18) entre el 12 de Junio y el 30 de Junio de 2012.

por una vida mejor, DONA POR UN ABORTO ILEGAL

“del porno al postporno (y lo de en medio)” (taller)


pornología 4_recorte2014b 

 

“no estamos simplemente viendo “sexo”, estamos viendo el trabajo humano
que contribuye a la construcción del placer”

Linda Williams

 

Este taller de dos sesiones será una revisión de la pornografía de los últimos 40 años, principalmente en contextos audiovisuales, enfatizando en producciones alternativas, problemáticas y altamente tecnologizadas. Se hará un recorrido audiovisual a través de posicionamientos críticos facilitados por el feminismo, las políticas de sexualidad radical y algunxs pornógrafxs ejemplares.

Contenidos:

– Clásicos del porno, de los 70’s (Garganta Profunda, Behind the Green Door, Devil in Miss Jones)
– Lo que no llega a ser porno y la capitalización del deseo abyecto (Sade/Pasolini)
– Feminismo antipornografía v/s Feminismo pro-sex
– Porno de los 80’s: Annie Sprinkle, “postpornmodernist”
– Netporn, pornografía en internet, webcams e interacción mediada por máquinas, amateur
– Pornógrafos autogestionados, directorxs, actorxs y productorxs (Madison Young, Buck Angel, entre otros)
– Alt-porn, queerporn, porno feminista, BDSM
– Postporno (Bruce LaBruce, postporno europeo, postporno sudaka)
– Conceptos clave para el análisis y las metodologías postporno

Fechas: 21 de junio y 5 de julio 2014
Horario: 10 a 14 hrs.
Lugar: Regina Humeres 230 casi esquina Loreto, Bellavista
Precio: 50.000
Inscripciones, dudas e información: tallerlucy@gmail.com

 

Lucía Egaña Rojas (1979). www.lucysombra.org
Licenciada en Artes Visuales (PUC), Diploma en Estética y pensamiento contemporáneo (UDP), y Máster en Documental Creativo (UAB). Actualmente se encuentra en proceso del Doctorado en Comunicación Audiovisual (UAB). Forma parte de FIC (Fractalidades e Investigación Crítica – UAB) y del grupo Península (Procesos coloniales y prácticas artística y curatoriales – Museo reina Sofía).
En 2011 realiza su primer documental  “Mi sexualidad es una creación artística” sobre postporno en Barcelona y que ha sido exhibido en festivales y encuentros en más de 17 países. Es organizadora de la Muestra Marrana y parte del colectivo de disidencia tecnológica minipimer.tv.
Actualmente escribe y desarrolla algunos proyectos de pedagogías marginales y artísticas.

texto “La pornografía como tecnología de género Del porno convencional al post-porno. Apuntes freestyle” de Lucía Egaña R. (2011)

vestizaje

glossa


 

glossa es un work in progress que puede consultarse aquí: http://glossa.lucysombra.org/

del griego koiné γλώσσα glossa, que significa ‘lengua’ — el órgano — como también ‘lenguaje’. es una nota escrita en los márgenes o entre las líneas, en la cual se explica el significado del texto en su idioma original, a veces en otro idioma. simples notas al margen de algunas palabras que un lector puede encontrar oscuras o difíciles, hasta traducciones completas del texto original y referencias a párrafos similares.

un conjunto de glosas es un glosario. una colección de glosas, con comentarios de textos, es denominada un apparatus.

nadie memoriza la información de un diccionario porque es referencial (y “verdadera”). un diccionario no contiene más que arbitrariedades y por eso pueden crearse miles de ellos.

este proyecto pretende, de forma colaborativa, hacer un acopio de términos que puedan tener que ver con tecnología y/o con cuestiones relacionadas al género (y/o al feminismo), indistintamente, o con otros campos que leidos en perspectiva hagan un sentido (aunque sea absurdo). también incluir términos que no necesariamente tengan una relación directa con alguno de los ámbitos, pero que pudieran tener sentido al combinarse con ellos. citas, definiciones personales, sacadas de cualquier sitio, imágenes, u otros formatos. lo importante es citar la fuente, si la tiene. o decir cómo se desea ser citado (aunque tampoco es indispensable, en ningún diccionario se enuncia de dónde salió la definición porque es arbitraria, siempre).

para proponer nuevos términos escribe a lucysombra@gmail.com

para aportar sugerencias, modificaciones o ampliaciones para los que ya están deja tu comentario en la entrada correspondiente.

¿por qué sólo lo iba a poder hacer la RAE o wikipedia?