Sureando el cuerpo


FLYER GENERAL_1a

 

El ciclo “Sureando el cuerpo” es una propuesta de Lucía Egaña para dar lugar a actividades e intervenciones esporádicas de personas que, no siendo europeas, viven o pasan por la ciudad de Barcelona. Se trata de un ciclo abierto y adaptable a los inexactos tiempos de la precariedad, por lo tanto no se plantea desde una periodicidad regular.
El eje aglutinador de “Sureando el cuerpo” tiene que ver con propuestas que abordan el cuerpo, la sexualidad y el género desde perspectivas disidentes y de resistencia frente a los discursos oficiales. Se trata de muestras, talleres, conversaciones y actividades que puedan, de forma irregular, generar un espacio colectivo de prácticas y saberes.

 

******PROGRAMACIÓN DE LOS PRÓXIMOS MESES

PRIMERA EDICIÓN >> 17 DE JUNIO 2017, 16h a 23h

PORNÍFERO, Festival de Videoarte Postporno Iberoamericano

Comisariado por Héctor Acuña/Frau Diamanda

Pornífero Festival presenta y representa libertades visuales derivadas de prácticas radicales en un contexto iberoamericano lleno de regímenes políticos asesinos y dictatoriales cuyo rasgo principal es el uso de la tecnología e intercambio de información. La colección del material programado refleja una disparidad estética y propositiva, pero se unifica a través de la práctica de sexualidades disidentes que interpelan el corpus heteronormativo.

SEGUNDA EDICIÓN >> 16 DE JULIO 2017, 17h a 21h

PLACER ES PODER

Fannie Sosa

Obtener, fabricar y transmitir saber placenteramente parecería ser crucial para una comprensión interseccional de el mapa esclavócrata y necro-colonial que todavía organiza y franquea el acceso a sistemas de conocimiento. Nuestro dolor, ya sea psíquico o físico, constituye esos sistemas desde su génesis. Este ciclo de charla circular y taller reúne elementos teóricos alrededor de afro afectividades, metodologías desculoniales y resistencia placentera, proponiendo estrategias para centrar subjetividades subalternas propias. Ni la academia ni la calle, y a veces ni siquiera nuestra propia cama son lugares seguros, pero hay maneras de transformar, esquivar, y evidenciar hostilidades varias en estos espacios afín de recuperar un cuerpo placentero.